Love Marks

Echando una ojeada en The Slogan Magazine he encontrado el artículo "Iconos que logran encender pasiones", y que a continuación resumo: - Iconos que logran encender pasiones
Detergente Tide, motos Harley-Davidson, whisky Johnie Walker etiqueta negra, cerveza Miller...¿Qué tienen en común? Que no son sólo marcas, sino objetos de amor: “Lovemarks”. Las Lovemarks representan una nueva manera de pensar sobre las cosas que amamos, tratan de Amor y Respeto: nos hablan como si pensaran o se sintieran seres humanos. Las Lovemarks incorporan Misterio, Sensualidad e Intimidad.
“Todos conocemos productos que generan afecto". La gente no se aficiona a cualquier cosa. “Las empresas deben explotar la pasión de pocos o, por el contrario, fabricar productos que atraigan a muchos, aunque no fanáticamente. Intentar ambas cosas al mismo tiempo puede ser ruinoso: en marketing, como en la vida, el amor no coexiste con la promiscuidad”. Entre los factores explican la búsqueda de compromiso afectivo destacan “la proliferación en cada segmento de mercado, que hace difícil llamar la atención sobre lo convencional”. El público “elabora vínculos afectivos con cualquier marca”.
Entre el listado de Lovemarks están Barcelona y Gran Canarias. A nadie se le escapa que la repetición en un destino tiene que estar vinculada, entre otras razones, a cuestiones de afecto hacia ese lugar, de sentirse "como en casa".
Pero por otra parte, es tan complicado para un destino turístico transmitir sensaciones, experiencias...que llegar a fidelizar visitantes actualmente de esta forma me resulta demasiado difícil, aunque no inalcanzable...eso sí, sólo por aquellos destinos cuya marca sea capaz de comunicar los sentimientos que provoca la visita a ese destino y cuya oferta consiga "tangibilizar" el mensaje que la marca busca transmitir.
Últimamente se hace mucho hincapie en que el marketing turístico debe ir más allá y abordar aspectos como las experiencias de los turistas, la gente ya no pregunta por el destino si no por las experiencias que va a poder vivir (del "¿a dónde vas estas vacaciones?" al "¿qué haces estas vacaciones?") , es decir por el valor añadido que tiene el destino y por lo que le va a aportar.

No hay comentarios: