El Libro Rojo de las Marcas

Supongo que muchos de vosotros habréis leído ya El Libro Rojo de las Marcas y el Libro Rojo de la Publicidad, ambos del gran publicista Lluis Bassat. Yo llevaba mucho tiempo queriendo hacerme con el primero...pero entre unas cosas y otras...ayer por fin llegó a mis manos, vía Agapea.com. Aún no lo he empezado, tan sólo he leído el prólogo y la contraportada, y ya quiero compartir esta última parte con vosotros.
Atención al último párrafo, ligado en cierto modo al post sobre las Love Marks que publicara yo hace un tiempo y que hace unos días publicó Victor Mayans en su blog. Ahí va:
- Si realmente queremos entender qué es una marca, debemos empezar por preguntarnos qué significado tiene el producto en la vida del consumidor. Los productos se hacen en las fábricas pero las marcas se crean y viven en la mente. Las marcas son como catedrales. Se construyen a lo largo de los años, por personas distintas, de diferentes generaciones, pero con un objetivo común. Las marcas viven entres lugares muy distintos: en el mercado, en el cerebro y en el corazón humano. La estrategia es como el juego del golf. Desde un punto de partida hemos de llegar a un objetivo. Vender es humano. Fidelizar es divino. Dime qué marca eliges y te diré quién eres. Tratamos a las marcas como si fueran personas. Si a los fundadores de Harley Davidson les hubieran dicho que, algún día, los consumidores de su marca la llevarían tatuada y realizarían reuniones masivas para venerarla, no sé qué cara habrían puesto. El envase es nuestra última oportunidad para que el consumidor elija nuestro producto y no otro. La promoción de ciudades y países sigue los mismos principios y reglas que las marcas. Con una pequeña salvedad, que las decisiones que tomemos y acciones que llevemos a cabo, si consiguen el éxito, no harán felices a un grupo de accionistas, sino a millones de ciudadanos.

No hay comentarios: