¿Fracasos hoteleros que afectan a destinos?

Hace una semana publicaba un post titulado "La imagen y el modelo turístico", a raíz de un pequeño debate que se creó con un artículo anterior titulado "Planes o proyectos" en torno al cual se creó un pequeño debate, derivado de la idoneidad de la ubicación en Benidorm de un resort hotelero de lujo gestionado por Starwoods. -
En ese pequeño debate yo argumentaba, entre otras cosas, que el éxito o fracaso de Starwoods como gerente de este complejo no dependería sólo de ellos. Y no es que yo sea pitoniso, que evidentemente no lo soy. Es que me da la sensación de que en la gestión hotelera, cuando la propiedad no tiene la suficiente experiencia en este tipo de negocios (desconozco si es el caso, pero es la sensación que me da) o cuando se da cuenta de que el planteamiento inicial no es el que realmente esperaban, entre otros motivos, las presiones hacia la gestora complican la marcha del proyecto. Y si de por sí la empresa de gestionar un complejo hotelero de lujo en Benidorm, con los condicionantes que la imagen y tipología de este destino añaden, es todo un reto, aún lo es más al tenerlo que hacer bajo la supervisión de una propiedad que, en el fondo, desconoce todos estos inconvenientes y tiene prisa.
-
Esto, a grandes rasgos, creo que es lo que ha ocurrido en Benidorm. Ya dejábamos caer en el debate que el horizonte de Starwoods con el Real de Faula se presentaba bastante oscuro, ya se venía oyendo en prensa algo desde hace meses...y cuando el río suena...
Y esta semana se ha confirmado: "El grupo Meliá entra en el resort hotelero Real de Faula en sustitución de Sheraton". En torno a un año y medio ha durado la aventura de Starwoods con el Real de Faula...¿poco, mucho o suficiente?...Los motivos se basan, según las noticias publicadas, en las "desavenencias con la familia Cremades", propietaria de Xeresa Golf y del complejo, por parte de Starwoods, derivadas de las "los planteamientos distintos a la hora de enfocar el negocio" entre ambas partes.
- -
Lo importante de la noticia no es que entre Meliá, lo que aún está por confirmar oficialmente, aunque sea "prestando" la marca, si no que se marche Starwoods, "uno de los grandes operadores hoteleros internacionales". Y sobre todo el porqué: ¿quién tiene realmente la culpa de este fracaso? ¿es una cuestión del modelo turístico, lo cual acabará también con las pretensiones del nuevo enfoque con Meliá? ¿o responde más a una estrategia político-empresarial que permite a la CAM "acercarse" también al complejo hotelero?; y las consecuencias que pueda tener en la ya denostada imagen de Benidorm: no olvidemos que lo que quedará es el fracaso de Starwoods en la gestión de un resort de lujo en Benidorm. Un flaco favor a los esfuerzos de reciclaje de la misma y un motivo más para engrosar el listado de puntos a favor de los detractores del modelo.

No hay comentarios: