Ahora el Año del Deporte

La dinámica en la que está inmersa Barcelona desde hace años parece que no se agota. Si en años anteriores la ciudad celebraba el año de la moda, el año de la gastronomía, el año del comercio, etc., este año toca el Año del Deporte.
Este tipo de acciones demuestran el dinamismo de esta ciudad y su continua reinvención. Si analizamos esta cuestión desde el punto de vista turístico, creo que sin duda es positivo para el sector turístico de la ciudad. El formato es perfecto: temática atractiva + grandes y pequeños eventos + apoyo empresariado y administración local = mayor notoriedad nacional e internacional = mejores resultados a nivel turístico. Hasta ahí bien.
-
Pero si continuamos con el análisis y nos centramos en la población de Barcelona, parece que la fórmula empieza fallar. Ya lo decía hace tiempo en otro post: el enfoque unidireccional ciudad-visitante, tiene que controlarse para evitar la degradación no sólo determinados espacios, si no la superación de la capacidad de carga social. Y me parece que de esto se están olvidando en Barcelona. La gente empieza a cansarse de que sólo se mire por la Barcelona turística, por la imagen exterior de la ciudad y de que se olviden de ellos, de lo cara que se ha puesto la ciudad, de las dificultades que encuentran a diario para disfrutar de su espacio: en el fondo, de la superficialidad de su ciudad. -
Cada vez que vengo mi sensación de que Barcelona es más parque temático aumenta. Jordi Hereu prometió acciones orientadas a reducir la presión turística de ciertos espacios y a que el barcelonés también disfrute de la ciudad. Estamos a la espera. Morir de éxito es otra forma de morir para un destino turístico.

Comentarios