El Tintero, un clásico de la restauración de Málaga que hay que visitar



Desde pequeño, hay una ciudad a la que le tengo especial apego: Málaga. Mi iaio era de allí (bueno, de Melilla pero pasó parte de su vida en Málaga) y desde que tengo uso de razón hemos hecho viajes a Málaga con cierta asiduidad.

Entre los recuerdos de infancia, Málaga está en una posición preferente. Las primeras escapadas para visitar a la familia, siempre con los iaios, fueron a Málaga. Y siempre, siempre, siempre, había dos cosas que no faltaban en el viaje a Málaga: la visita al Tívoli y la comida en El Tintero. O al menos ese es el recuerdo que tengo...

El Tívulo, como bien sabéis, es un parque de atracciones sin más. Bueno, por aquél entonces para mí pasar un día en el Tívoli era como ir a Disney. Y El Tintero...El Tintero sí que era (y es) un lugar especial para mí. Hace unas semanas lo recomendé a unos amigos que viajaban por primera vez a Málaga y no fallé.

El el chiringuito El Tintero no sólo se come pescado y marisco fresco de la zonas (amén del espeto de sardinas), sino que se disfruta del espectáculo que lo ha convertido en único: la subasta de platos. Así, como suena: te sientas, salen los camareros cargados de platos y cantando lo que llevan y cada cual elige con qué se queda. Luego recuentan y revisan el número de platos y el producto consumido y a patar. Sin más secreto.

Esto que parece una chorrada, es una de las cosas más típicas y auténticas de Málaga. Hay que vivirlo...que ya hace desde la última vez...

Comentarios