Spotted by Locals: conoce tu destino desde dentro

-
La diferencia entre turista y viajero existe desde los orígenes del turismo. El Grand Tour marcó el perfil del auténtico viajero y posteriormente, con la democratización de las vacaciones, el viajero se convirtió en turista. Entre las connotaciones que diferencian ambos conceptos, la más básica es la que hace referencia a la motivación: el viajero busca ampliar su cultura, enriquecer sus conocimientos, experimentar la autenticidad del lugar al que se desplaza; mientras que el turista se mueve principalmente por motivos de ocio, esa es su única preocupación.
-
En la actualidad son muchos los destinos y los segmentos de demanda que ofrecen y buscan la autenticidad, tanto para diferenciarse de sus competidores los primeros, como para conocer "de verdad" el espacio que visitan los segundos. Y en realidad acercarse a "lo auténtico" desde la práctica turística es realmente complicado. No obstante, una de las formas de conocer la "trastienda" de la "escena turística" es recorrer el destino con gente del lugar, con residentes. De esta forma, a parte de no faltar a la cita con los principales hitos, te aseguras vivir experiencias no incluidas en los decálogos de la visita turística.
-
Una propuesta novedosa en este sentido es la que propone "Spotted by Locals: Experience cities like a local": residentes de diferentes ciudades europeas se ofrecen como guía para integrar al turista en la vida de la ciudad y dar a conocer "su otra cara" y que de esta forma que vivan la experiencia de esa ciudad como uno más, como ellos.
-
Madrid, Barcelona, París, Roma, Londres, Budapest, Amsterdam, Berlín, Bruselas, Génova, etc., son algunas de las ciudades que cuentan con guías locales de verdad...¿nos acercamos así a la autenticidad del destino?
-
-

Comentarios

Francisco Miranda ha dicho que…
Lógicamente eso puede funcionar bien si la población de la ciudad de destino iguala o supera a la cantidad de visitantes.

Naturalmente que en lugares con poca población y muchos visitantes sería imposible.

Donde vivo somos seis mil y recibimos medio millón, con lo que no hay manera posible.