No todo vale, no...

A menudo cuando hablas con la gente sobre "el turismo" hay situaciones y opiniones que se repiten. Da la sensación de que todo el mundo tiene la fórmula para mejorar el atractivo turístico de su municipio (aun no existiendo), de que cualquier idea es válida para ello.
-
El caso es que el hecho de ser una actividad que ha sido tratada toda la vida con poca rigurosidad, y de cuya importancia bien poco se ha concienciado a la gente, unido al tremendo éxito en determinadas zonas y a la aparente facilidad por subirse al "carro del turismo", ha dado lugar a una situación en la que aún parece que todo vale. O por lo menos eso es lo que se sigue transmitiendo y lo que percibe la opinión pública (no me diréis que no habéis oído alguna vez cosas como "con lo poco que cuesta montar una ruta", "yo no sé porqué no promocionan el casco antiguo de mi pueblo"...).
-
En los últimos años se ha pasado de una situación de poca acción a otra en la que parece que es necesario aprovechar como sea los recursos locales, independientemente del estado que presenten y de sus potencialidades para ser destinados al uso turístico (es curioso el incremento de la presencia en prensa de cualquier historia apellidada con un derivado de la "familia turismo", entiéndase: ruta turística, promoción turística, servicio turístico, feria de turismo, apoyo al sector turístico, etc.).
-
Y generalmente se suele repetir el proceso que se refleja en la imagen: un recurso que se promociona en el mercado turístico (habitualmente a través de la edición de un folleto), cuyo uso suele ser muy bajo y cuyo resultado acaba siendo nulo, al igual que el nivel de satisfacción de los escasos usuarios. ¿Qué falla?...ausencia de análisis de potencialidades, ausencia de puesta en valor (no confundir con su inclusión en un folleto) y ausencia de gestión/control continua. Suelen obviarse fases intermedias que son claves y necesarias para valorización turística de un recurso, pensando que tan sólo con su lanzamiento al mercado turístico es garantía de éxito suficiente.
-
Y el caso es que es un error que se repite: un destino tras otro cae en la misma historia...¿por qué?...
-

No hay comentarios: