Viejos destinos nunca mueren

A veces, me paro a pensar, y por más que lo intento no consigo dejar de ver a Benidorm como a The Rolling Stones. Sí, Benidorm es al turismo lo que los Stones son a la música. Lo siento pero es así.
.
Sigue siendo líder, referencia, parece que todos le olvidan pero sigue ahí, marcando registros...como los Stones. Benidorm vive en una perpetua moda, se sucede la aparición de nuevos destinos competidores pero Benidorm prevalece en su trono, nadie lo mueve...como los Stones. Llegan las críticas, los intentos de derribo, de entierro de su modelo turístico, lo tachan de caduco, de maduro, pero Benidorm sigue ahí, sobreviviendo a las críticas, saliendo airoso...como los Stones. Las tendencias de la demanda cada año se lo ponen más complicado, como si hubiera un complot, pero Benidorm se renueva, se reinventa, se adapta y continua su camino...como los Stones. Todos se fijan en la parte negativa de su modelo turístico y urbanístico, pero nadie se detiene en su ejemplar gestión de playas, en el trabajo por la mejora de la calidad de sus empresarios, en la innovación de algunos de sus hoteleros...como les pasa a los Stones. Nadie sabe dónde tienen su techo, su fin se avecina desde hace años pero no llega...como los Stones.
.
Benidorm, como los Stones, es consciente de su fuerza, de su poder, de su importancia en el sector...como los Stones. ¿Qué hubiera sido del sector turístico sin Benidorm? ¿Y de la música sin los Stones?
.
Viejos rockeros nunca mueren.

No hay comentarios: