Apuntes sociológicos II: del animal turístico al turista-mercancía

(...) el viaje turístico es una transhumancia, impregnada, como debe ser, por el servilismo de un deambular bovino. El viajero sólo quiere ver en el turista a un ser desnaturalizado: un animal doméstico, alienado, conducido, sometido a la “moda” del viaje a Oriente.
-
En 1851, Thomas Cook crea su sociedad. En 1863 organiza el primer viaje en grupo a Suiza. Es la época del boom turístico italiano, un siglo anterior al boom español. Inmediatamente, la crítica se lanza sobre esta nueva fórmula del viaje de recreo. La ironía cede rápidamente el paso a la virulencia.
Un cónsul británico en Italia publica en el Blackwood Magazine, en febrero de 1865, un artículo atacando de forma violéntal el turismo de grupo, “ese nuevo mal que va en aumento y que consiste en conducir cuarenta o cincuenta personas sin distinción de edad o de sexo, de Londres a Nápoles y vuelta, todo por un precio global. (...) las ciudades de Italia se ven desde entonces “asaltadas por rebaños de criaturas como ésas”. “Nunca se separan, se puede ver hasta cuarenta de ellas circulando a todo lo largo de una calle con su jefe de filas que, tan pronto delante, tan pronto detrás, dando vueltas a su alrededor como el perro del pastor, parece realmente estar cuidándolas!".
-
A partir de esto, al turista se le llama animal. Según parece, es impermeable al espíritu del viaje, lo que le convierte en animal. - (...) tenemos a todos estos viajeros, expedidos, “fuera de temporada”, a Marruecos, a las Baleares, a Túnez, de crucero, o al sur de Francia, integrados en la lógica del movimiento permanente de un comercio circular. Son los “veraneantes de los equinoccios”, turistas-mercancías ambivalentes (en la medida en que cada cual, turista e industria, está obligado a sacar su propio provecho), pero que en última instancia están manipulados por una “organización del ocio que consiste esencialmente en volver a poner en circulación el dinero de los viejos”.
-
El idiota que viaja, Jean-Didier Urbain (1993)

Comentarios