Entrevista a Roc Gregori

Roc Gregori, una de las referencias para el turismo de nuestra comunidad, se jubila en breve y antes de retirarse ha hecho una pequeña valoración de su experiencia en el sector...os dejo con la entrevista del pasado domingo en el Diario Información:
-
Usted comienza a trabajar en Benidorm cuando la ciudad casi empezaba en esto del turismo ¿no?
Benidorm ya era el primer destino de España o uno de los primeros. Pero ha habido dos fases. Cuando yo entré era la fase del gran crecimiento de los hoteles impulsados por el dinero de los turoperadores. Del 68 al 69 se inauguraron 28 hoteles y al año siguiente casi otros tantos. Había clientes, pero no se había dibujado el Benidorm como hoy lo conocemos.
-
¿Los mayoristas fueron quienes ponían el dinero? Fueron los que financiaron aquel momento de la historia de la ciudad. Pero además diseñaban cómo tenía que ser el hotel con arreglo a los gustos de sus clientes. Que los hoteles sean como son, los de aquella época, es culpa del turoperador. Eso le dio un cambio al tipo de hotel, y ha perdurado hasta ahora. Un ejemplo es que en esas fechas se podía hacer un tres estrellas sin baño en todas las habitaciones. Eso quedó cortado gracias a la supervisión de los mayoristas, que dijeron que todas las habitaciones debían tener baño privado. Como ponían dinero, tenían poder de decisión.
-
¿Cómo ha cambiado el turista que venía hace 40 años a Benidorm con respecto al de ahora?
Ha cambiado mucho porque también lo ha hecho la gente. Entonces en Semana Santa no había ni música hasta la Resurrección. Era otro comportamiento. También comenzó entonces el español de larga estancia a pasarse al apartamento. Los famosos Rodríguez que dejaban aquí a la familia y se volvían a trabajar. La clase media empezaba a tener vacaciones y se destapó esa cajón que iba a necesitar de un Benidorm grande y capaz. También han cambiado las modas y las formas de comportarse. Hubo momentos en los que venían del resto de España a Benidorm sólo a comprarse pantalones, los famosos Bananas. Estábamos más cerca de la moda europea que Madrid o Barcelona. Había un comportamiento más europeizado y España aún era sepia, dura y tradicionalista. Aquí ya estábamos acostumbrados a ver gente que era diferente, que pensaba diferente y que se comportaba de forma diferente.
-
..

Comentarios