Barcelona revisa su modelo

En diferentes ocasiones hemos hablado en este blog sobre la situación de desbordamiento que amenaza a Barcelona en la actualidad, entendiendo como tal la superación del límite máximo de capacidad de carga social, perceptual y física de la ciudad: la presión turística en determinados espacios y la sensación de abandono de la ciudadanía son claros síntomas de que BCN necesita una revisión de su modelo turístico (y de ciudad), son el coste de años de éxito.
-
Quien mejor analiza esta situación es Juan Freire en su columna "Ciudades enredadas" en ADN. El siguiente párrafo resume con gran claridad la situación actual de BCN:
(...) Pero el ya conocido "modelo Barcelona" muestra algunos síntomas de agotamiento. El impacto social, económico y mediático de los sucesivos eventos ha ido decreciendo, y así mientras las Olimpiadas de 1992 fueron un enorme éxito, el Forum Universal de las Culturas de 2004 tuvo un impacto mucho más limitado y que, difícilmente, cubría las expectativas creadas. Además, el éxito turístico ha sido espectacular y, parece, está empezando a pasar factura. No es fácil combinar en un mismo entorno urbano un modelo de (casi) parque temático que se necesita cuando se gestiona un turismo masivo con otro modelo de ciudad vital y dinámica. En un caso, la ciudad es un escenario diseñado para actores externos; en el otro caso es la propia ciudadanía la que se convierte en protagonista de su entorno. Por supuesto existen otros muchos síntomas (como las recientes crisis provocadas por las infraestructuras o el agua) y matizaciones de la situación, y se pueden aducir diversas razones políticas que ayudan a explicar esta evolución de Barcelona. Pero desde mi punto de vista, como observador externo pero frecuente de Barcelona y su ciudadanía, quizás el principal problema de esta ciudad sea la propia percepción que de ella tienen sus vecinos y muchos de sus responsables políticos. Existe una sensación de depresión colectiva que, en mi opinión, dibuja una situación peor a la real, por preocupante que esta sea, y que puede en si misma estar retroalimentando esa crisis. No se trata solo de un caso de profecía auto-cumplida, pero sí tiene en parte estas características.
-
Los movimientos tanto de los empresarios como de los gestores de Barcelona ya han empezado a sucederse: la revisión del modelo turístico actual ya está en marcha, con la vista puesta en el nuevo Plan Estratégico 2010-2015.
Y, sin duda, deberá prestar especial atención por encima de todo a mejorar la experiencia del visitante y el bienestar de la población, como tal y como cliente potencial de la oferta turística de su ciudad. Calidad antes que cantidad. Y reputación no sólo externa si no interna de la marca BCN.

Comentarios

Saludos David,

La verdad es que hoy he estado en Barcelona, en una bien poblada playa de la Barceloneta... Y en un bien poblado metro, etc... Bien poblados de turistas, se entiende. Aún así, debo decir que en mi modesta opinión, la ciudad todavía es "soportable", a merced de los innumerables encantos que nios ofrece. Se soporta todo, incluso el calor...

Saludos,

Contraelcalor (http://clan-destinos.com/)
David Giner ha dicho que…
...soportable e impresionante...pero con riesgo de que la visita a algunos de sus emblemas pierda atractivo, como por ejemplo ya empieza a ocurrir con el Parc Güell. No obstante, para eso están las revisiones y los replanteamientos de estrategias, lo preocupante sería no ser capaces de hacer algo de autocrítica.

Saludos!
RYDCOVER ha dicho que…
Para mi España es un país concentrado en el Turismo, pues plantea a sus ciudades como símbolos de viajes.
Yo tengo reservas en un chambre d'hote barcelone para este verano y podre disfrutar de lo bella ciudad que es Barcelona.